viernes, 22 de abril de 2011

161 Un hueso de goma

Para realizar nuestro experimento necesitamos un hueso pequeño, un bote de cristal con tapadera y vinagre.

Metemos el hueso en el bote y lo cubrimos con vinagre. Pasados algunos minutos vemos unas burbujas en la superficie del hueso.

Tenemos que esperar una semana (depende del tamaño del hueso) para completar el experimento. Y se recomienda cambiar el vinagre con frecuencia (cada dos días)

Transcurrido el tiempo necesario sacamos el hueso del bote y vemos que tiene una consistencia gomosa.

Explicación
El carbonato cálcico del hueso reacciona con el ácido acético del vinagre formando acetato de calcio que se disuelve en el agua. El hueso sin el calcio pierde la rigidez característica y adquiere una consistencia gomosa.


8 comentarios:

Pilar Soro dijo...

Me ha gustado mucho el video. He tenido que volverlo a ver y parar la imagen para poder leer un título que me interesaba, ya que no me dió tiempo de leerlo.

Magnífico tu blog!!

Felicidades!

jhonatan vidal medina dijo...

para la feria de ciencias voy a elaborar este experimento la cual me parecio muy interesante al hacer este proceso.

Anónimo dijo...

No me funcionoo!! ke hagoo

Manuel Díaz Escalera dijo...

Puedes repetir el experimento con otro hueso más pequeño y cambiar el vinagre con frecuencia.

Leo Karian dijo...

Se podría hacer con el cráneo de algún animal?

Manuel Díaz Escalera dijo...

Supongo . . . no me atrevo a preguntar lo que tienes en mente

Leo Karian dijo...

Jajaja, no es nada raro. Tengo un amigo que ya casi está terminando la carrera de veterinaria y es fan de recolectar huesos de animales que encuentra en el campo. Entre todos esos tiene varios cráneos de distintos animales y le iba a decir que haga este experimento.
Muchas gracias!

Manuel Díaz Escalera dijo...

se puede doblar pero no creo que se pueda estirar