miércoles, 7 de diciembre de 2011

197 Lata equilibrista

Para realizar nuestro experimento necesitamos una lata de refresco, agua y arena.

En primer lugar ponemos una lata de refresco vacía verticalmente sobre la mesa. Si se inclina ligeramente la lata y se suelta recupera la vertical. Pero si aumentamos la inclinación la lata termina volcando.

Con un poco de agua (o arena) la lata permanece en equilibrio sin caer con una inclinación pronunciada. 

Explicación 
Con agua o arena bajamos el centro de gravedad y se logra un equilibrio sorprendente al inclinar la lata.

La tendencia del centro de gravedad a recuperar la posición más baja es lo que permite a la lata mantenerse en equilibrio con una inclinación pronunciada. Con la lata inclinada y en equilibrio, al tocar la lata y variar ligeramente la inclinación sube el centro de gravedad y la lata recupera la posición original para mantener el centro de gravedad más bajo.