domingo, 1 de julio de 2012

225 Monigote enjaulado

Para realizar nuestro experimento necesitamos una jaula metálica pequeña, un par de monigotes de papel y un par de globos.

En primer lugar llenamos un globo de aire y luego lo frotamos con un trozo de lana para cargarlo de electricidad y, finalmente, acercamos el globo a uno de los monigotes de papel. A una cierta distancia los monigotes experimentan una fuerza de atracción y saltan hacia el globo cargado de electricidad.
Si repetimos el experimento colocando el monigote en una jaula metálica pequeña vemos que no aparece fuerza de atracción y el monigote permanece en reposo en el interior de la jaula.

Explicación 
Al aproximar el globo cargado de electricidad se produce una interacción eléctrica entre las cargas del globo y las cargas de los monigotes neutros. Como consecuencia de dicha interacción eléctrica se produce una redistribución de cargas en la superficie de los monigotes, de manera que las cargas de signo contrario a las cargas del globo se acumulan en las proximidades de éste. Finalmente, la fuerza eléctrica atractiva entre cargas de distinto signo hace que los monigotes neutros salten hacia los globos cargados de electricidad.
En la electrización por inducción (sin contacto) la redistribución de cargas en la superficie del cuerpo neutro (el monigote) es temporal y desaparece al alejar el cuerpo cargado (el globo).

Por otra parte, podemos aislar un cuerpo de la interacción eléctrica si lo metemos en el interior de un conductor metálico (una jaula de Faraday). Es lo que sucede al meter el monigote en el interior de nuestra jaula metálica. Al aproximar el globo cargado de electricidad vemos que el monigote no experimenta atracción eléctrica.