viernes, 7 de junio de 2013

267 Profundidad aparente y refracción de la luz

Para realizar nuestro experimento necesitamos una bolita pequeña, un cuenco, agua, unos palitos de madera, un tornillo y una tarjeta de plástico o de corcho.

Clavamos un tornillo o un alfiler en el centro de la tarjeta de plástico y en el extremo ponemos la bolita. Luego colocamos la tarjeta con la bolita hacia abajo sobre un cuenco. 


Por último llenamos el cuenco con agua poco a poco.

A medida que añadimos agua la bolita parece subir.

Explicación
La refracción de la luz es el cambio que experimenta la dirección de propagación de la luz cuando cambia de medio. Dicha desviación se produce si la luz incide oblicuamente sobre la superficie de separación de los dos medios.

Una consecuencia de la refracción de la luz es que parece que sube los objetos sumergidos en el agua. Si miramos la superficie plana del agua los objetos sumergidos parecen estar a una profundidad menor de la que realmente están y dicho fenómeno se llama profundidad aparente.


En nuestro experimento la bolita de plástico que se encuentra sumergida en el agua a una profundidad real de unos centímetros parece estar pegada a la superficie.