jueves, 19 de junio de 2014

309 Cómo limpiar monedas

Para realizar nuestro experimento necesitamos monedas sucias y estropeadas, sal y vinagre.

Con el paso del tiempo y el uso es normal que las monedas se estropeen y se deterioren.

Para limpiar una moneda ponemos algo de sal fina sobre la moneda, añadimos un poco de vinagre y luego frotamos la moneda con un paño. En unos segundos la moneda recupera el brillo característico de los metales.

También se puede utilizar un cepillo suave pero sin ejercer mucha presión para no rallar la superficie de la moneda

Explicación
El vinagre contiene ácido acético y la sal común que tenemos en casa es cloruro de sodio.

El ácido ataca el óxido de cobre que recubre la superficie del metal permitiendo que recupere su brillo característico. Y al frotar la superficie de la moneda con un paño los granitos de sal actúan como un abrasivo ligero que pule la capa superficial del metal.