sábado, 3 de octubre de 2015

364 No hay un vaso vacío

Para realizar nuestro experimento necesitamos una pecera mediana, agua y un par de vasos.

En primer lugar llenamos la pecera de agua. Luego colocamos dentro del agua uno de los vasos de modo que quede boca abajo y lleno de agua. Ahora tomamos el otro vaso y lo metemos en el agua boca abajo pero de modo que no entre agua. Por último, manteniendo los dos vaso boca abajo, inclinamos el vaso que no tiene agua de modo que las burbujas de aire que escapan sean interceptadas por el otro vaso.

Poco a poco el aire pasa de un vaso a otro.

Explicación

El vaso que se mete en el agua boca abajo y sin inclinar no se llena de agua porque ya está lleno de aire. El vaso no está vacío, contiene aire que ocupa espacio. Si se inclina el vaso el aire escapa en forma de burbujas que salen del vaso llenando el otro vaso y desalojando el agua.