domingo, 5 de junio de 2016

387 Un sifón de papel

Para realizar nuestro experimento necesitamos un par de vasos, agua con colorante y papel de cocina absorbente.



En primer lugar preparamos un tubo de papel enrollando un trozo de papel absorbente de cocina. Si metemos un extremo del tubo de papel en un vaso con agua vemos que el líquido sube por el papel por capilaridad. Podemos usar el tubo para trasvasar líquidos de un vaso a otro. Cuando el tubo de papel está totalmente mojado actúa como un sifón y el agua pasa poco a poco de un vaso a otro.

En nuestro experimento, igual que sucede con los vasos comunicantes, el proceso finaliza cuando el líquido alcanza la misma altura en los dos vasos sin importar la forma y el tamaño de los recipientes.