domingo, 28 de junio de 2015

350 Un líquido que no moja.

Para realizar nuestro experimento necesitamos agua, corcho blanco, una lámina de vidrio, una hoja y un cuentagotas.

Si dejamos una gota de agua sobre una lámina de vidrio vemos que la gota se extiende y moja la superficie. Pero si dejamos una gota de agua sobre una superficie de corcho blanco o sobre una hoja vemos que la gota mantiene la forma esférica.

Explicación
Cuando colocamos una gota de un líquido sobre la superficie de un determinado material dos interacciones opuestas determinan la forma de la gota. La cohesión es la fuerza de atracción entre las moléculas de agua adyacentes dentro de la gota mientras que la adhesión es la interacción entre las moléculas de agua y las partículas de la superficie sobre la que se deja la gota. Si dominan las fuerzas de adhesión la gota se extiende y moja la superficie del sólido. Si dominan las fuerzas de cohesión la gota tendrá una forma esférica. La cohesión es la causa de que el agua forma gotas y la tensión superficial hace que se mantengan esféricas.

El agua y el vidrio se atraen (las fuerzas de adhesión son mayores que las fuerzas de cohesión) pero el agua y el corcho blanco se repelen (las fuerzas de cohesión son superiores a las fuerzas de adhesión).


En el caso del agua podemos hablar de superficies hidrofílicas (que tiene afinidad por le agua) y en caso contrario hablamos de superficies hidrofóbicas (que tiene horror al agua). El vidrio es una superficie hidrofílica y el corcho blanco y una hoja son superficies hidrofóbicas.